Suscríbete a nuestro boletín

Filipinas y el último colonialismo español en el Pacífico

Filipinas y el último colonialismo español en el Pacífico.

Autor/es

  • EAN: 9788494258466
  • ISBN: 978-84-942584-6-6
  • Editorial: MERCURIO EDITORIAL
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 17 X 24 cm.
  • Páginas: 450

26,00 €

Disponible en 4-10 días

Filipinas y el último colonialismo español en el Pacífico es el resultado de una investigación fruto de una exhaustiva revisión de archivos de diversa procedencia, españoles e internacionales. Estos últimos hacen referencia al Archivo Nacional y al Histórico, ambos en Filipinas, más el Archivo General de la Nación, en Méjico. Todos ellos englobados en lo que denominamos Archivos de la Administración Central española y filipina. Junto a estas fuentes primarias, nuestro autor ha manejado con soltura de investigador avezado, guías oficiales editadas en Filipinas, periódicos y revistas (dentro y fuera de Canarias; recientes como contemporáneas a los hechos analizados), repertorios estadísticos y archivos particulares de la importancia del Archivo Casa-Museo León y Castillo (Telde, en Gran Canaria). También habría que señalar el manejo una bibliografía selecta: tanto del período y tema objeto de estudio, como de obras recientes de autores de ideologías y corrientes metodológicas diferentes. Todo el movimiento independentista filipino, donde participó activamente José Rizal con la fundación en 1892 de la Liga Filipina, fue la consecuencia del fracaso de las reformas de Maura, que perseguían el terminar con la desigualdad de derechos entre la población blanca y la de color (mestizos, indígenas). Cuando Rizal es ajusticiado en 1896, la insurrección ya estaba extendida por las islas, sin que este hecho y la ejecución de Andrés Bonifacio (otro destacado líder independentista) hiciera posible su detención. La intervención de los Estados Unidos de América al estallar la guerra entre España y este con motivo del conflicto cubano (1898), dio al traste con una solución del problema filipino. El 14 de agosto capituló Manila, algunos meses después de que la armada yanqui entrase en la ensenada de esta ciudad y destruyese rápidamente la flota española al frente del almirante Montojo, el 1 de mayo de 1898: lo que se ha denominado como la batalla de Cavite. Con la firma del Tratado de París de 10 de diciembre de 1898, que no es más que una paz donde exclusivamente se recogen los puntos de vista norteamericanos, queda liquidado el imperio colonial español en América y casi en el Pacífico (faltaba la venta a los alemanes, por 25 millones de marcos, a través del Tratado hispano-alemán del 30 de febrero de 1899, de los archipiélagos de las Marianas, Palaos y las Carolinas); pues, además de que España reconoce la independencia de Cuba y pasa a manos de EE.UU., este se anexionó las colonias, vendi-das por 20 millones de dólares, de la isla de Guam, Puerto Rico y Filipinas. Esta última no estaba prevista en los planes de la potencia del Norte, siendo el hecho que su adquisición fue determinada por el Reino Unido, al objeto de que no fuese incorporada al Imperio alemán.